miércoles, septiembre 27, 2006

Historias conyugales

1. La mujer le informa a su marido:
- De ahora en adelante, le voy a poner precio a las relaciones sexuales.
- Pero, ¿cómo así? ¿por qué?
- Porque usted no colabora con los gastos de la casa, y como yo no trabajo... Así que esto queda así: Si usted quiere tener sexo en el suelo le vale US$100 dólares, si es en el sofá le vale US$200, si es en la escalera le vale US$300, si es contra la pared le vale US$400, y si es en la cama le vale US$500.
Así que el hombre, viendo cómo era la situación, saca su billetera y le da US$500 dólares a su esposa.
- Tome, US$500.
- Entonces mi amor, ¿uno en la cama?
- No cariño, ¡Cinco en el suelo!

2. Ella le dice a su marido:
- Mi amor, quiero decirte algo...
- Dime, querida...
- Mira... si tengo el cabello peinado hacia la derecha, es porque quiero hacer el amor. Si lo tengo peinado hacia atrás, es porque estoy indecisa y no sé si quiera o no hacer el amor. Y si lo tengo peinado hacia la izquierda, es porque no quiero hacer el amor. ¿Entiendes?
- Sí, entiendo claramente. Y quisiera agregar algo: Si llego de una parranda, de una rumba y estoy sobrio, no hacemos el amor. Si vengo a medias, como medio sobrio, estoy indeciso y no sé si quiera hacer el amor o no. Pero si llego bien borracho, ¡ese día a mí me va a importar un carajo como tenga el peinado!

3. La mujer le reclama al marido:
- Estoy cansada de la manera en que vivimos...
- ¿Por qué?
- ¿Y aún pregunta? ¡Descarado...!
- Pero no sé, ¿De qué te quejas?
- Mire, mi mamá nos paga el arriendo de la casa,mi tío nos da para el mercado,mi tía nos paga el estudio de los niños, ¡Sinvergüenza!
- ¿Sinvergüenza yo? ¡Sinvergüenza su papá que no nos colabora con nada!

No hay comentarios.: